Amor Vida

0

Un momento para reflexionar…

Por: Jorge Diaz, MSW, Clinical Social Worker, Jorgeadiaz2010@gmail.com

 

El mes de junio es emocional, dependiendo de cómo mires las cosas. Para empezar, estamos a mediados del año y quizás no has logrado tus propósitos. Esas libras de más, siguen ahí! Tristemente, es el aniversario de la masacre en Orlando, donde 49 personas perdieron la vida en las manos de la homofobia. El mundo se unió con nuestra comunidad latina LGBT en nuestro momento de duelo. Irónicamente en un momento de duelo, también tenemos que seguir con nuestra lucha y mantenernos unidos y visibles. Y con eso, empezamos con los festivales de Gay Pride: Nuevo York, Los Ángeles y San Francisco.

 

Para terminar con las fiestas del mes, también celebramos el día del padre. Este día es difícil para algunos, quizás sientes que no hay nada que celebrar. Es triste que muchos chicos no tengan una relación con sus padres por varias razones, algunos por la distancia y otros quizás por el rechazo.  A veces me pregunto si los padres que no pueden amar a sus hijos debido a nuestra orientación sexual saben el daño que causan en la auto-estima y desarrollo de sus hijos? Es importante celebrar a esos padres que aceptan y aman a su hijo gay, bisexual o trans. ¿Dónde encontraron las herramientas para lidiar con el estigma asociado con tener un hijo gay? ¿Cómo lidiaron con los factores culturales y religiosos? Quizás el amor a un hijo puede más que cualquier costumbre, idea o creencia religiosa para algunos padres. El amor y la aceptación del padre son fundamentales en nuestro desarrollo y crecimiento. La homofobia puede llegar a una masacre en las manos del odio pero también puede destruir la vida de un hijo en las manos de un padre. Para muchos, es difícil celebrar el orgullo LGBT durante este mes cuando eres rechazo. En mi profesión, he mirado cómo el rechazo o la ausencia del padre puede impactar nuestro propio proceso de aceptación o cómo nos relacionamos con otros hombres. ¿Es posible tener relaciones saludables con otros hombres o amar y confiar en otros hombres si nuestra relación con nuestro padre no existe?

 

Para mí, este tema fue un poco confuso. Por muchos años le tuve rencor y casi hasta odio a mi padre bilógico por no haber tomado su rol de padre en mi vida. Fue ahí donde aprendí que un divorcio no solo es entre mamá y papá, sino también entro los hijos. Me costó más de 15 años poder perdonar.  He tenido el privilegio de festejar el día del padre con la pareja que mi madre eligió, el hombre que fue “padrastro” y se convirtió simplemente en mi DAD. Lo celebro y le doy gracias por su amor y aceptación. El odio y el dolor no nos lleva a nada bueno y el proceso del perdón es único, individual y un paso que tú tienes que tomar.

Share.

About Author

Comments are closed.