Dando gracias… y pidiendo una oportunidad

0

Algo de lo cual estar agradecido este Día de Acción de Gracias, es el nuevo reporte expedido en conjunto el pasado mes por la Organización Mundial de la Salud (OMS – WHO, por sus siglas en inglés), UNICEF y UNAIDS, el cual indica un incremento del 36% de gente en países de bajos y medianos ingresos que recibieron tratamiento antirretroviral en el 2008. Esto significa que 4 millones de vidas están siendo salvadas. Esto se ha generado a virtud de que la gente en estos países ahora tiene acceso a los tratamientos farmacológicos vitales y los cuales convierten al VIH en una enfermedad controlable.

Esto también significa que la mayoría de los estimados, 33 millones de personas que padecen VIH/SIDA aún no tienen acceso a estos medicamentos. El número indeterminado de personas que ni siquiera conocen su propio estado de VIH, y la realidad de la labor que todavía nos hace falta para contener la epidemia, son hechos sobrios.

Contener la epidemia y romper la cadena de nuevas infecciones requiere de un incremento dramático en las pruebas de VIH. Para vincular a la gente a los cuidados y tratamientos contra el VIH, primero se necesitan identificárseles como necesitados de esa vinculación.

El acceso a estos medicamentos es limitado en países de bajos y medianos ingresos, pero también tenemos un problema en cuanto al acceso en los EE.UU. el cual es bastante fácil de remediar: el costo de medicamentos de primera línea contra el SIDA. El mes pasado llegó un nuevo reporte de la FDA Antiviral Advisory Committee (Comité de Asesoramiento Sobre Tratamientos Antivirales) donde manifiestan haber aprobado la Terapia contra el SIDA de Pfizer, Inc., Selzentry (maraviroc), para el uso en pacientes con poca experiencia en terapias.

AIDS Healthcare Foundation (AHF) ha criticado fuertemente a Pfizer por su precio actual del medicamento arriba mencionado, el cual en base al Precio Promedio de Venta al Mayoreo (AWP – por sus siglas en inglés) es de $13,767 Dólares por paciente por año – si no ha cambiado, lo que lo convertiría en el medicamento básico contra el SIDA más caro en el mercado.

Originalmente aprobado por la FDA en agosto de 2007 como un medicamento de último recurso – utilizado en pacientes que no responden de manera favorable o que han desarrollado resistencia a otros medicamentos contra el SIDA – con un precio de $12,528 por paciente por año, significa que en sólo dos años, el precio de Selzentry – el cual debe ser suministrado en conjunto con, al menos, otros dos medicamentos contra el SIDA – ha aumentado alrededor de un 10%. Pfizer reportó $46 millones de dólares en ventas de Selzentry en el 2008, según la Prensa Asociada (Associated Press, por sus siglas en inglés). Mientras tanto, los fondos para el tratamiento del SIDA se han mantenido en gran medida en el mismo nivel o sólo han tenido cambios menores en los últimos años – incrementos que no son proporcionales a las necesidades ni para soportar la inflación en los precios de los farmacéuticos. En cuanto al reporte mundial, damos gracias, y en cuanto a Pfizer, estamos pidiendo una oportunidad… en cuanto a los precios.

Giving Thanks …and Giving a Break

Something to be thankful for, this Thanksgiving, is the new joint report issued last month from the World Health Organization (WHO), UNICEF and UNAIDS which indicates a 36% increase of people in low and middle income countries receiving antiretroviral treatment in 2008. This means that 4 million individual lives are being saved. That is great news. This has come about because people in these countries now have access to the life-saving drug therapies that turn HIV into a manageable disease.

What this also means is that the majority of the estimated 33 million people living with HIV/AIDS still cannot access these medications. Factor in the untold number of individuals who don’t even know their HIV status, and the reality of the work remaining to contain the epidemic is sobering.

Containment of the epidemic and breaking the chain of new infections requires a dramatic increase in HIV screenings. To link people into care and treatment for HIV, they first need to be identified as needing that linkage.

Access to these drugs is limited in low and middle income countries, but we also have a problem regarding access in the US that is quite easy to fix: the cost of first–line AIDS drugs.

Last month a different report came from the FDA Antiviral Advisory Committee stating they had approved Pfizer Inc.’s AIDS therapy, Selzentry (maraviroc), for use in therapy-naïve patients.

AIDS Healthcare Foundation (AHF) has strongly criticized Pfizer for its current pricing of the drug which at the Average Wholesale Price (AWP) of $13,767 per-patient per-year—if unchanged, would make it the most expensive first-line AIDS drug on the market.

Originally approved by the FDA in August 2007 as a salvage drug—utilized in patients who do not respond favorably, or have developed resistance, to other AIDS drugs—and priced at $12,528 per-patient per –year means that in just two years, the price for Selzentry—which must be taken with, at least, two other AIDS drugs—has increased by nearly 10%. Pfizer reported $46 million in sales for Selzentry in 2008, according to the Associated Press. Meanwhile, funding for AIDS care has been largely flat-funded or saw only minor changes in recent years—increases which are not proportional to the need, nor able to support inflated pharmaceutical prices. For the global report we give thanks, to Pfizer we say give us a break…a price break.

Share.

About Author

Comments are closed.