El Camino hacia una Reforma de Inmigración Integral

0

En estos días, diariamente hay nuevos avances en el camino hacia la realización de una Reforma de Inmigración Integral (CIR por sus siglas en inglés). El Presidente Obama hizo campaña promoviendo este tema. La Cámara de Representantes la necesita. El Senado tiene un grupo bipartidista de ocho personas trabajando en esto. Al parecer todos los partidos están listos para cruzar esa línea final.

Y aun con estos avances, en medio de toda esta actividad positiva y productiva sobre una CIR se dejan escuchar también voces poco productivas, voces familiares con sus restricciones, tal es el caso del Rep. Lamar Smith (R-TX) – quien estaba al frente del Comité Judicial en la Cámara de Representantes, el Rep. Lou Barletta (R-PA) miembro del grupo a cargo de la Reforma de Inmigración, y el Sen. Mike Lee (R-UT) miembro del Comité Judicial en el Senado.

El Rep. Smith es responsable de los bloqueos de 3 y 10 años que presionó para que se convirtieran en la ley “Reforma de Inmigración Ilegal y Ley de Responsabilidad del Inmigrante de 1996” (IIRIRA por sus siglas en inglés). Estos bloqueos de 3/10 años han resultado en individuos indocumentados en masa, que basicamente se encuentran atrapados en los Estados Unidos, una situación incómoda para nuestro gobierno y para los inmigrantes, ya que tienen que pasar por duras penas en este país.

El Rep. Lou Barletta (R-PA) al parecer no entiende la urgencia de la necesidad de una CIR al declarar: “De cualquier manera los Republicanos nunca ganarán los votos latinos, porque dependen del gobierno y siempre votarán Demócrata como resultado: se convierten en Demócratas por los programas sociales de los que dependen.” El uso te tal lenguaje no es propio de la oficina a su cargo.

El Sen. Mike Lee (R-UT) se opone a las propuestas de sus colegas en el Senado, diciendo que las propuestas “contemplan una política que otorgaría beneficios especiales a inmigrantes indocumentados en base a su presencia fuera de la ley en este país.” La declaración del Señor Lee es simplemente algo falso.

Desafortunadamente, la historia del Senado está plagada de esfuerzos sin éxito de estos “grupitos especiales” que no resuelven muchas de las necesidades a las que se enfrenta el país. ¿Recuerdan ese grupito de seis que trabajó en el límite de la deuda? ¿O el otro grupito de seis trabajando en el plan de salud? ¿Qué tal ese otro grupito de 14, en relación a la obstrucción de leyes? Necesitamos estar vigilantes y hacernos escuchar recordándole a todos que necesitamos una CIR porque es bueno para Estados Unidos, no porque favorezca o no a algún partido político en particular.

No levantemos nuevas barreras con cuotas enormes, un tiempo de espera irracional o procedimientos que no son prácticos, todo para poder lograr una CIR. Si el camino a la legalización se convierte en un obstáculo, entonces la gente no podrá salir de las sombras. Mantengámonos fieles al espíritu de una reforma real, integral, bipartidista, para no tener que volver a hacerlo.

The Road to Comprehensive Immigration Reform

These days, there are daily advancements on the road to the realization of Comprehensive Immigration Reform (CIR).  President Obama campaigned on it.  The House of Representatives needs it. The Senate has a bipartisan Gang of Eight working on it.  It appears that all parties are ready and set to cross that finish line.

Yet, audible in all of this positive and productive activity on CIR are the disruptive, unproductive, and familiar voices of restrictionists such as Rep. Lamar Smith (R-TX) – the former Chairman of the House Judiciary Committee, Rep. Lou Barletta (R-PA) member of Immigration Reform Caucus, and Sen. Mike Lee (R-UT) member of the Senate Judiciary Committee.

Rep. Smith is responsible for the 3 and 10 year bars which he pushed into law by championing the Illegal Immigration Reform and Immigrant Responsibility Act of 1996 (IIRIRA).  These 3/10 year bars have resulted in a mass of undocumented individuals who are essentially stuck in the United States, massive spending by our federal government, and immeasurable grief and heartache for families all over our country.

Rep. Lou Barletta (R-PA) appears to be unable to comprehend the urgent need for CIR by stating: “Republicans will never win Latino voters in any case, because they are government-dependent and will always vote Democratic as a result: They will become Democrats because of the social programs they’ll depend on.”  Use of such language is beneath the office which he holds in trust.

Sen. Mike Lee (R-UT) objected to the framework by his Senate colleagues, saying the guidelines “contemplate a policy that will grant special benefits to undocumented immigrants based on their unlawful presence in the country.”  Mr. Lee’s statement is just factually untrue.

Regrettably, Senate history is littered with the unsuccessful efforts of “gangs” charged with solving the many issues facing our country.  Remember the Gang of Six working on the debt ceiling?  Or the other Gang of Six on healthcare?  How about the Gang of 14, regarding the filibuster? We need to be vigilant and vocal by reminding everyone that we need CIR because it is good for America, not because it may or may not favor any particular party.

Let us not erect new barriers in the form of astronomical fees, unconscionable wait times or impractical procedures as a price for CIR.  If the road to legalization becomes an obstacle course, it will ultimately result in people not coming out of the shadows.  Let us stay true to the spirit of real, comprehensive, bipartisan reform so we don’t have to do this again.

Share.

About Author

Comments are closed.