El Gobernador

0

Los millones de dólares en recortes presupuestales que el Gobernador Schwarzenegger realizó el año pasado a la educación, prevención, asesoramiento y pruebas, servicios de vivienda y tratamiento del VIH/SIDA, básicamente eliminaron dos décadas de progreso en la lucha contra el SIDA en California – una estrategia que no únicamente creará un alza en los costos de servicios de salud para el estado, sino que eventualmente también costará vidas.

Cuando el estado tiene que lidiar con una reducción del 80% en el financiamiento para la Educación y Prevención, una reducción del 70% en Asesoramiento y Pruebas de VIH y una reducción del 50% para Intervención Temprana, su habilidad de prevenir infecciones nuevas de VIH se verá severamente impactada. Como resultado, el índice de nuevas infecciones por VIH está probable a incrementar, llegando cada una a costar hasta $600,000 dólares en servicios de salud de por vida. Esta estrategia con poca visión tendrá resultados desastrosos en California.

Mediante la eliminación del Programa de Monitoreo Terapéutico (TMP, por sus siglas en inglés), el cual pagaba por el monitoreo de la eficiencia en los medicamentos para el VIH, permitiendo un costo efectivo por prescripción y garantizando resultados óptimos en salud, el Sr. Schwarzenegger compromete aún más el ADAP (por sus siglas en inglés). Sin el TMP, el estado terminará gastando más dinero en medicamentos menos efectivos.

Finalmente, un recorte del 20% en Servicios de Vivienda y un recorte de más del 50% en el financiamiento para servicios de salud en el Hogar y la Comunidad han dejado a muchos californianos enfermos sin los servicios de salud indispensables para mantenerse vivos y saludables.

Estos severos recortes al presupuesto para el VIH/SIDA devastarán a aquellos que viven con la enfermedad y que dependen de los servicios que provee el estado para satisfacer sus necesidades básicas de salud. Con los programas de pruebas de VIH marginados, estos recortes también constituyen una amenaza seria a nuestra responsabilidad solidaria en la lucha contra la propagación del VIH en California.

Pero ahora, he allí la propuesta de presupuesto actual, la cual, mientras destina $97 millones de dólares para el ADAP en California para asegurar el acceso a medicamentos esenciales para combatir el VIH a 35,000 californianos que no cuentan con seguro médico o tienen un seguro que no los cubre en su totalidad, deja de pagar $9.5 millones de dólares para el ADAP destinados a cubrir medicamentos para personas infectadas con HIV en las cárceles de los condados. Esto es un problema que estando como está caerá sobre los condados limitados financieramente donde se ubican las cárceles.

La eliminación de la cobertura del ADAP para reclusos en cárceles del condado seguido de los recortes en servicios para el VIH/SIDA el año pasado resultan en tiempos difíciles para California y hace necesario para aquellos de nosotros que se preocupan por personas que padecen VIH defenderse fuertemente y proponer una solución distinta para el equilibrio del presupuesto estatal. La propuesta actual no es sustentable y tendrá resultados mortales.

The Governor

The millions of dollars in cuts that Governor Schwarzenegger made to last year’s state HIV/AIDS education, prevention, counseling & testing, housing and treatment services has basically eliminated two decades of progress in the fight against AIDS in California—a strategy that will not only create higher health care costs for the state, but will eventually cost lives.

When the state has to cope with an 80% reduction in funding for Education & Prevention, a 70% cut in HIV Counseling and Testing and a 50% cut for Early Intervention, its ability to prevent new HIV infections will be severely impacted. As a result, new HIV infections are likely to increase with each bringing a $600,000 price in lifetime health care costs. This shortsighted strategy will have disastrous results in California.

By eliminating the Therapeutic Monitoring Program (TMP), which paid for monitoring the efficacy of HIV medications thus allowing for cost effective prescribing and ensuring optimal health outcomes Schwarzenegger burdens the already costly ADAP. Without the TMP, the state will end up spending more money for less effective drugs.

Finally, a 20% cut in Housing and a more than a 50% cut in funding for Home and Community-Based Care has left many ill Californians without the services needed most to remain alive and healthy.
These severe HIV/AIDS funding cuts will devastate those living with the disease who rely on the services the state provides to fulfill their basic health care needs.  With HIV testing programs sidelined, these cuts also pose a serious threat to our shared responsibility to combat the spread of HIV in California.

But now, there’s the current budget proposal, which, while providing $97 million for the California ADAP assuring access to life-saving HIV medications for the 35,000 uninsured and underinsured Californians, it also leaves out $9.5 million for ADAP to cover medications for HIV positive individuals in county jails. This is a problem that as it is a cost likely to fall upon the cash strapped counties where the jails are located.

Eliminating the ADAP coverage for inmates in county facilities coming on the heels of last years dismantling of the HIV/AIDS services amounts to a troubled time in California and makes it necessary for those of us who care about people with HIV to advocate strongly for a different approach towards balancing the states budget.. The current approach is not sustainable and will have deadly outcomes.

Share.

About Author

Comments are closed.