El guerrero en mi…

0

Por: Jorge Diaz, Clinical Social Worker, jorgeadiaz2010@gmail.com

Querido VIH,

¿Dónde empiezo? Para muchos de nosotros, entraste a nuestras vidas y cambiaste todo. Para algunos, entraste a nuestras vidas y nos destruiste con el golpe devastador de la noticia. Provocaste que nuestros cuerpos quedaran paralizados y tuvieran la capacidad de sentir todo tipo de emoción, desde la desesperación hasta la ira y la incredulidad para temer… Si alguna vez recibiste una prueba de VIH negativa, conoces la sensación de alivio. Algunos de nosotros, escuchamos diferentes resultados que cambiaron nuestro futuro para siempre. Estoy seguro que aquellos que recibieron ese resultado pueden entender. Para muchos de nosotros, nos llevó tiempo permitir aceptar nuestra realidad y luego surge la gran pregunta: ¿Ahora qué sigue? Para ser honesto, todos somos afectados por el VIH de varias maneras.

No hay un solo plan establecido o reglas que uno deba seguir para tener éxito en tu lucha y proceso. Puede parecer fácil saber qué debe o no debe hacerse después de un diagnóstico de VIH. Para muchos de nosotros, tenemos más preguntas que respuestas o recomendaciones que seguir. Muchos nos preguntamos ¿por qué nosotros? ¿Por qué me tenía que pasar esto? ¿Qué hice para merecer esto? Es muy común que nos sintamos abrumados con el “¿Por qué” y “¿Por qué yo?” Ser VIH positivo es un proceso, un viaje difícil para la mayoría

Después de 17 años de vivir con el VIH, he aprendido mucho sobre mí mismo, de la vida y cómo tomar el control y luchar con mi nueva realidad, mi nueva identidad. Muchos de nosotros hemos dicho: “Me gustaría poder retroceder el tiempo antes de que entraras a mi vida.” Ahora, me doy cuenta de lo que realmente deseaba: quería volver atrás en el tiempo y poder cambiar mi destino y prevenir  que entraras a mi vida. Después de 17 años, me he dado cuenta de que no será posible. Es alegremente imposible volver al viejo yo. Este es el nuevo yo: el VIH ha creado un guerrero, un luchador, un soñador y un creyente. ¿Por qué exactamente querría volver al viejo yo? A través de mi propio proceso, he aprendido cómo vivir verdaderamente la vida al máximo. He aprendido a no preguntar por qué yo, sino “ahora qué sigue.” Ha sido un viaje duro pero liberador. Han sido 17 años de auto-reflexión y exploración.

Aveces llegué a preguntarme qué me haz quitado. Pero al mismo tiempo, tengo la oportunidad de preguntarme qué me haz dado. Una de las lecciones más valiosas que he aprendido ha sido el poder del perdón. Mientras luchaba durante años para poder perdonar a la persona que cambió mi vida para siempre, pude procesar mis propios sentimientos de culpa y estigma. Estoy agradecido de haber aceptado el desafío de enfrentar la vida con VIH. Al final, pude perdonarme y vivir libre sin estigma.

 

Share.

About Author

Comments are closed.