Enfocando la atención en lo que funciona en tu vida

0

Enfocando la atención en lo que funciona en tu vida
Por: Dr. Damián Goldvarg

Esta semana tuve la oportunidad de ver un documental de un fotógrafo de la revista National Geographic en el que explicaba cómo cuando saca fotos, siempre busca la hermosura que ya existe en la naturaleza.  Él cree que esa perfección está esperando a ser descubierta. Su hipótesis es que lo que uno cree es fácil encontrar y descubrir. Primero necesitamos creer en algo para llegar a encontrarlo. Creer para ver en vez de ver para creer!

Cuando el fotógrafo va  a sacar fotos, él sabe que va a encontrar algo hermoso para fotografiar.  No duda de que eso es posible y no importa las circunstancias en las que se encuentre, los cambios climáticos o personas que no están disponibles para ser fotografiadas. Siempre va a encontrar algo que funcione.  Cuando va a sacar fotos espera, hasta encontrar eso que busca. Con paciencia y actitud positiva está a la espera de ese momento que va a quedar plasmado para siempre en una foto.  ¿Cómo podemos aplicar esta idea en nuestras vidas? Si creemos que algo es posible o que algo funciona bien, o que va a funcionar bien, va a ser mucho más fácil que lo encontremos que si creemos lo contrario. En otras palabras, encontramos lo que creemos que ya existe.

Eso se aplica en muchos niveles de la vida. Se aplica a las relaciones laborales y nuestras percepciones sobre nuestros compañeros, nuestros familiares y nuestros vecinos. Si creemos que tienen algo positivo que ofrecer va a ser más fácil que enfoquemos nuestra atención en sus aspectos positivos en vez de los negativos. Si creemos que nuestro jefe es incapaz, que nuestro vecino es antipático, esas creencias nos llevarán a corroborar nuestra hipótesis en todo lo que ellos hagan. Si nos enfocamos en lo que no funciona en nuestras vidas y relaciones, en vez de lo que si funciona, corremos el riesgo de no darnos la oportunidad de que nuestros colegas o seres queridos  se comporten de una manera diferente. Esto no quiere decir que mantengamos relaciones que no son saludables.   Muchas veces, después de una evaluación apropiada decidimos separarnos o alejarnos de una amistad o cambiar de trabajo. Pero si estamos todo el tiempo poniendo nuestra atención en lo que no funciona, quizás ocurra una profecía auto-cumplida, terminamos creando eso que tememos que ocurra.

Me gustaría invitarte a que consideres en qué enfocas tu energía.  ¿Pones tu atención en las cosas y relaciones que funcionan en tu vida o estás todo el tiempo enfocado en lo que no funciona?  ¿Miras el vaso medio vacio o medio lleno?  Tengo un amigo que siempre se queja de su pareja y tiene una lista de reclamos. Como amigo, lo escucho pero a veces le pregunto ¿Y cuáles son sus cualidades? ¿Qué te hace seguir en la relación? Todas esas cosas positivas son muy importantes tenerlas en cuenta cuando nos relacionamos con otras personas. Nadie es perfecto y nosotros tampoco lo somos. Cuando dedicamos mucho tiempo a lo que no funciona puede llevar a deprimirnos y quitarnos energía para disfrutar nuestras vidas. A veces confundimos una parte de nuestra vida con el todo.  Recuerdo cuando trabajaba con personas viviendo con el VIH, una de las cosas que exploraba con mis clientes era como el ser VIH Positivo es solo una parte de la vida, no toda la vida. Es un aspecto, un desafío, pero no podemos evaluar toda nuestra vida por una enfermedad crónica. Sí, es un desafío, sí, presenta temores no solo de salud pero también de discriminación, pero también puede ser una oportunidad de enfocarse en llevar una vida más saludable y significativa.

Hace poco me lesioné la espalda en el gimnasio, y el diagnóstico fue una  hernia de disco.  Es una experiencia  dolorosa pero todo el tiempo me enfoco en que pese al dolor cuando camino,  de todos modos puedo caminar, no se han interrumpido mis ocupaciones profesionales de ninguna manera y mantengo una conversación interna positiva y me doy mensajes positivos a mi mismo. Me enfoco en lo que sí funciona y en las bendiciones que tengo en mi vida.

Te invito a que mires tu vida como si estuvieses en un helicóptero, poniendo distancia,  y te enfoques en las cosas que sí funcionan. ¿Qué observas? ¿Cuáles son tus bendiciones?¿De qué cosas estás orgulloso? ¿De qué experiencias puede ser que te estés privando cuando te enfocas en lo que no funciona? ¿Qué puedes estar perdiendo por no valorar lo que sí funciona? Te invito a que en este próximo mes te enfoques en todo lo que sí funciona en tu vida.

 

Share.

About Author

Comments are closed.