Estableciendo límites

0

Estableciendo límites
Por: Dr. Damián Goldvarg

Para vivir saludablemente, todos necesitamos establecer límites en nuestras vidas. Límites quiere decir determinar dónde nos detenemos en hacer las cosas que hacemos. Puede ser límites sobre cuánto comemos, cuánto trabajamos, cuánto tomamos alcohol, cuánto sexo tenemos, cuánto salimos con amigos, cuánto tiempo pasamos en el gimnasio, en Facebook, frente a la televisión, cuánto tiempo dedicamos a juegos en el Internet, a chequear nuestros correos en el teléfono celular fuera de horas de trabajo. Cada uno de nosotros tiene una relación especial con establecer límites.  Para algunas personas es fácil determinarlos, para la mayoría de las personas esto no es tan fácil.

En tu caso, ¿Tienes facilidad para ponerte límites? ¿Sabes cuándo es el momento oportuno para detenerte en hacer algo que quizás tenga consecuencias negativas para ti o para la gente que te rodea?  ¿Cómo haces para detenerte cuando es necesario? ¿Tienes conciencia cuando lo que haces afecta a otras persona? El desafío es que los límites no son solo una cuestión de nuestras propia decisiones. También tenemos que desarrollar la capacidad de lidiar con la capacidad de establecer límites de las otras personas con las que convivimos.

 

Si nuestro jefe tiene problemas con poner límites a las horas que pasa en su oficina y espera que nosotros también nos quedemos hasta tarde en el trabajo, esto puede ser un problema. Si nuestra pareja tiene problemas en poner límites con lo que toma o come, puede ser que nos  estimule para acompañarlos, y nos veamos tentados  a comer o beber más de lo que haríamos si estuviésemos solos. La incapacidad de otras personas de poner límites en sus propias vidas puede afectar nuestras relaciones. Si nuestro jefe no sabe decir que no al suyo, probablemente pueda sobrecargarnos de trabajo. Poner límites es también poder decir NO a los otros.   Decir no a los pedidos de los otros que pueden ser inapropiados, decir que no a actividades que realmente no queremos hacer. Decir que no a las invitaciones de nuestros amigos cuando necesitamos tiempo para recargar las baterías.

 

Poner límites tiene varias facetas: por un lado ponernos límites a nosotros mismos, decidir cuándo detenernos pero también implica poner límites a las otras personas cuando lo que hacen nos afecta negativamente.. Cuando las personas con las que convivimos son abusivas física o emocionalmente, es importante poner un límite y decir ¡Hasta aquí llegué!  Aunque sea difícil, quizás sea la hora de dejar una relación amorosa, una amistad, movernos de casa o dejar un trabajo.  A veces necesitamos poner distancia hasta de nuestros propios familiares cuando las relaciones son tóxicas. Hacer esto puede ser difícil porque hay muchos miedos de por medio.  Miedo a la soledad, miedo al rechazo, miedo a la retaliación. ¿Cuáles son tus miedos? ¿Tienes claro qué te está deteniendo para poner límites en tu vida? Los límites también implican la capacidad de decir ¡No! a los pedidos de los otros. Hay personas que tienen dificultad de poner límites emocionales y no saben cómo alejarse de relaciones que los afectan negativamente. Si reflexionas sobre tu vida, ¿Estás contento con tu capacidad de poner límites? ¿Hay algo que estás haciendo que no te gusta y te cuesta decir que no? ¿Qué limites necesitas poner en tu vida? ¿Qué cosas necesitas dejar de hacer? ¿Que cosas necesitas empezar a hacer para poner límites a los otros? Te deseo suerte en tu exploración a estas preguntas y espero que puedas encontrar estrategias para poner los límites que necesitas en tu vida.

 

El Dr. Damián Golvarg, es un coach de ejecutivos y experto en el desarrollo de personas y organizaciones. Si tienes comentarios sobre el artículo o te quieres comunicar con él lo puedes hacer a atusaluddg@aol.com.

 

Share.

About Author

Comments are closed.