Fin De Año Y Cumpleaños, Oportunidades De Evaluación Y Reflexión

0

Cuando llega diciembre muchas veces no podemos creer que el año se esté terminando. ¿Tan rápido? y como todo final de un ciclo, es una muy buena ocasión para evaluar y reflexionar sobre nuestra vida. ¿Qué está funcionando bien y qué no tanto? ¿De qué nos sentimos orgullosos y cuáles han sido las lecciones de lo que no nos salió tan bien? ¿Estamos satisfechos? ¿Qué nos gustaría que fuera diferente? En mi caso, esta oportunidad de reflexión es doble porque el 5 de diciembre también tiene lugar mi cumpleaños, el momento para mirarme en el espejo y preguntarme, además de verme físicamente un año más viejo, ¿Estoy más sabio, más maduro, más satisfecho? ¿He sido una mejor persona, un mejor hijo, hermano, tío, amigo, pareja? ¿Cómo ha sido mi contribución para que el mundo sea un lugar mejor para todos?¿Cuáles son mi logros laborales, financieros, relacionales? ¿He cuidado el balance en mi vida entre el trabajo, mi familia y amigos, el tiempo libre y mi salud física y espiritual?

El fin de año y cumpleaños son dos momentos del año significativos que algunas personas adoran, y otras odian. Son momentos emocionales fuertes y cada uno los vive de manera diferente de acuerdo a la historia personal, como vivimos estos momentos a lo largo de nuestras vidas. Hay personas que no les gusta festejar su cumpleaños o las fiestas, tratan de pasarlas lo más rápidamente posible. Se van a dormir temprano el 31 de diciembre, o pasan el día de su cumpleaños como cualquier otro día y por ahí no se lo dicen a nadie. Por lo contrario, hay gente que le encanta encontrar oportunidades para festejar las fiestas o su cumpleaños porque lo interpretan como una ocasión para celebrar.
Mi hipótesis es que como vivimos estas ocasiones es una metáfora sobre como vivimos nuestra vida. Si estamos contentos y satisfechos hay más posibilidades que veamos estas dos ocasiones como una excusa para reconocer, valorar y agradecer nuestras bendiciones. Cuando no estamos satisfechos con nuestra vida y logros, estos momentos pueden ser justamente ese recordatorio de que es otro año más y no hemos sido capaces de alcanzar nuestras metas.

Pero fin de año y cumpleaños son oportunidades no solo de celebrar los logros laborales económicos, familiares, a los amigos, sino también ¡el estar vivos! Aún ante las condiciones más difíciles, solo por estar vivos tenemos una oportunidad más de festejar la vida. La celebración puede ser con otras personas pero también por nuestra cuenta, en forma de meditación u oración. Hay muchas maneras de celebrar. Pero creo que todos tenemos la posibilidad de elegir las interpretaciones que le damos a las cosas que nos pasaron durante el año. Si mirás hacia atrás, estoy seguro que en este año podrás encontrar momentos de felicidad, de aprendizaje y crecimiento.

Si has tenido una pérdida importante, ya sea material, de un trabajo, de salud, de una relación o de una persona que ya no te acompaña, eso puede haber sido doloroso y es importante trabajar en el duelo. Sentir las emociones, y pedir ayuda profesional si lo necesitas y no lo has hecho. Pero es importante “dejar ir” esos pensamientos y recordar que todos los momentos, tanto los tristes como los felices son pasajeros. ¿A cuáles te aferras? Si te imaginas que vas al cine a ver la película de “Mi vida en el 2012” estoy seguro que vas a encontrar todo tipo de experiencias. ¿Cuáles quieres atesorar? ¿Cuáles fueron tus principales aprendizajes? ¿Qué cosas vas a repetir en el futuro y qué cosas no harás nunca más?¿Qué cosas son las que decidiste hacer a principio de año que nunca llevaste a cabo? ¿De qué manera podes aplicar lo aprendido al resto de tu vida?

Te invito a que desarrolles tus propias preguntas y encuentres respuestas que te permitan seguir creciendo y aprendiendo. El próximo mes utilizaremos esta información para desarrollar un plan para el 2013. Que termines el 2012 excelentemente y que empieces el 2013 aún mejor!

Por: Damián Goldvarg

Share.

About Author

Comments are closed.