La Primavera … Una Temporada de Crecimiento Personal.

0

“La Primavera es una temporada que nos ayuda a dirigir nuestras energías par saber qué dirección tendremos que tomar.”

Nosotros los seres humanos al igual que el ciclo de las estaciones logramos guiarnos en todas nuestras actividades en forma de ciclo que emita las estaciones de el año.
Pasamos por el invierno, planeando y soñando qué semillas plantaremos en nuestro jardín de los sueños. Plantamos aquellas semillas que queremos que crezcan y produzcan algún fruto. Lo fascinante es que no sabemos qué es lo que crecerá o qué clase de frutos saldrán a causa de esa semilla que hemos plantado. La incertidumbre crece a medida que avanza el tiempo. Enseguida somos visitados por ese sol tan maravilloso que acompaña la primavera. Aquellas semillas que hemos plantado comenzarán a germinar, convirtiendo en realidad aquellos frutos o metas que nos hayamos propuesto. Lógico que para que algo germine habremos tenido que cuidar la tierrita con todos los ingredientes que necesita para poder dar un buen producto y un jardín precioso, lleno de las flores más exóticas y con los colores más brillantes posibles.

metafisicaLa primavera está comunmente asociada con un tiempo de renovación. Es la temporada donde gozamos mucho con todo lo que crece a nuestro alrededor. También es una oportunidad para limpiar ese jardín de todas aquellas hierbas que están obstaculizando el crecimiento de las plantas y las flores.

Personalmente yo les invito a revisar su vida un poco y ver qué situaciones tienen que ser renovadas o energetizadas. Qué cambios inmediatos son necesarios, qué situaciones tenemos que eliminar de nuestras vidas que no nos están dejando crecer en alguna forma. De nuevo la primavera es una temporada que nos guía a dirigir nuestras energías para ver qué dirección tendremos que tomar.

Después de la primavera somos visitados por el verano. La temporada que todos esperamos para gozar más ese sol tan sagrado que Dios nos manda. La temporada de visitar las playas y de emprender largas caminatas. La temporada en que los días son más largos y que nos permiten envolvernos en más actividades.
Durante el verano todo crece. Todas nuestras semillas de los sueños se manifiestan y se convierten en realidad. Nos volvemos más creativos en nuestras actividades diarias, en nuestras relaciones con los demás, con nuestras parejas, en nuestra vida profesional y desarrollo personal.

Finalmente llega el otoño, la estación donde recogemos todos los frutos, donde vemos manifestadas aun más todas aquellas metas que nos propusimos. Personalmente yo pienso que es aqui donde nosotros evaluamos lo que nuestros sueños han creado, donde podemos compartir los frutos de nuestro crecimiento y donde valoramos los valores morales y situaciones que hemos creado conviviendo con los demás.

Haciendo un resumen de esta comparación de el ciclo de vida de los seres humanos con la de las estaciones de el año podemos decir sencillamente y profundamente que todos los seres humanos basan su vida en tres etapas:
1. La etapa de los sueños
2. La etapa de los riesgos y
3. La etapa de acción.

El Invierno es una temporada para soñar. Durante la primavera tomamos el riesgo de decidir qué sueños tendremos que seguir. En el verano tomamos el riesgo de cultivar los sueños y manifestar algunos en nuestras vidas. Finalmente durante el otoño observamos ese ser en que nos hemos convertido a través de todo el año.

Ahora les invito a tomar parte de un ejercicio de meditación. Primero busquen un lugar en su casa donde no pueden ser interrumpidos. Un lugar cómodo y tranquilo. Desconecten sus teléfonos y televisores. Ahora quiero que respiren profundamente a través de la nariz…detengan su respiración por 10 segundos y luego expiren por la boca durante 10 segundos. Hagan este proceso de respiración cinco veces. Continuen respirando normalmente concentrándose en su respiración. Relajen todos sus músculos. Eliminen toda tensión que sientan y aislen de sus mentes cualquier pensamiento negativo que les venga a su mente. Relájense y sientan esa paz interna producida por su respiración. Una vez que se encuentren en un estado de paz y tranquilidad quiero que respondan a las siguientes preguntas:
• ¿Quién soy yo?
• ¿Qué es lo que quiero?
• ¿Qué es lo que quiero hacer?
• ¿Quién quiero ser?

Tomen el tiempo que necesiten para responder cada pregunta y si es necesario tengan cerca un cuaderno de notas para anotar sus respuestas.
Recuerden que la primavera es la temporada para renovarnos, para crecer personalmente, para escoger aquellas semillas que germinarán nuestros mejores sueños. ¿Cómo quiere usted que se desarrolle el resto de el año? Bueno, esto depende de el nivel de desarrollo personal que usted invierta en su vida. Solo usted sabe que tan lejos quiere llegar. Solo usted sabe qué tan alto quiere escalar. Solo usted sabe la magnitud con la que quiere soñar y nadie más que usted lo detendrá de hacer lo que quiere.

Y como siempre, les deseo lo mejor de lo mejor en todo aspecto de sus vidas. Que Dios y el universo los guíe en todas aquellas decisiones que tengan que tomar.

Share.

About Author

Comments are closed.