La vejés y nuestra identidad como hombres gay

0

 

Por: Jorge Diaz, MSW – Clinical Social Worker – Jorgediaz2010@gmail.com

Hablar de la edad para algunos de nosotros es difícil. La realidad es que la vejez no se puede evitar. Quizás tenemos que cambiar nuestra manera de ver la vejez. Entre algunos chicos, utilizamos la edad para clasificar a un chico, rechazar a otros o dictaminar qué comportamientos son apropiados dependiendo de la edad. La realidad es que la edad dicta ciertos comportamientos, oportunidades y derechos sociales. No puedes comprar alcohol legalmente si no tienes 21 años de edad. No puedes entrar a un bar si no tienes por lo menos 18 años de edad. Y si tienes un Grindr o Jack’d, debes tener por lo menos 18 años de edad.  Ay personas que dicen que la edad simplemente es un número. ¿Realmente es solo eso? Para empezar, sabemos que para el amor no hay edad, ni para un diagnóstico de VIH o una enfermad venérea. Empecemos el dialogo.

 

Empecemos con las redes sociales como Grindr. No hay un día que no mire un perfil diciendo “no chicos de más de 30 o muy mayores!” A veces me pregunto si estos chicos saben que también llegarán a nuestra edad algún día.  ¿Que realmente clasifica a un chico como “viejo o mayor de edad?” Hablemos de los “viejos” en los antros. Cuando miramos a un chico de edad “mayor” en un antro, empiezan los comentarios. Qué triste que pongamos una edad a la libertad de poder salir, conocer y disfrutar de un trago o la música con amigos. ¿Quién dicta cuándo tenemos que dejar de ir a los bars o antros?  ¡Salir y disfrutar de una noche no tiene edad!

 

Seguimos con el departamento del amor. No se les ocurra tener 40 años y andar con un chico de 24. ¡Qué horror! ¿Realmente? ¡que rico! Que afortunado el que puede. ¿Quién dicta cuándo o de qué edad encontraremos el amor? ¿Por qué juzgamos cuando un chico de 40 anda con un chico de 24? El amor nos llega a cualquier edad y realmente no sabemos quién va a pasar por nuestro camino.

 

Hablemos de la ropa “apropiada”. ¿Quién nos dio el poder de juzgar a otros por su vestuario o estilo? Frecuentemente escucho “está muy viejo para andar así” o “¡qué ridículo se ve con esa camisa!” ¿No somos libres de ser quienes somos? ¿No estamos en un país donde tenemos libertad de expresión sobre nuestra música, baile y vestuario? Desafortunadamente, hasta la ropa tiene edad. La realidad es que sin esos “gays viejos’ quizás no tendríamos las oportunidades y derechos que hoy en día disfrutamos. Quizás sin esos “gays viejos” no tendríamos leyes que protegen nuestras relaciones y matrimonios. Quizás sin esos “gays viejos”, aun no tendríamos Prep/Pep. Vive tu vida. Disfruta de la vida no importando la edad. Al final del día, la edad es un número, pero tú decides qué puedes o no puedes hacer.

 

Share.

About Author

Comments are closed.