Más tiempo para pensar

0

Más tiempo para pensar
Por:  Dr. Damián Goldvarg

Nancy Kline en su libro “Más tiempo para pensar” (More Time to Think) nos invita a  reflexionar sobre las condiciones necesarias para crear ambientes “pensantes” que estimulen la creatividad, liberen la mente humana y la capacidad de reflexión y crecimiento personal.

La autora sugiere que la calidad de todo lo que hacemos depende de la calidad de los pensamientos que estuvieron presentes antes de la acción.  Y que la calidad de nuestros pensamiento depende del contexto en el que se crean y las personas que nos rodean en ese contexto. Estas personas favorecen nuestros pensamientos o lo limitan cuando nos quieren imponer los de ellos, ¿Nos escuchan o nos presentan obstáculos para pensar por nosotros mismos? La calidad de la escucha al que piensa, puede ser más importante que la inteligencia, experiencia y educación de la persona que está pensando.

¿Cuál es tu capacidad para crear ambientes pensante alrededor tuyo? Tú puedes crea estos espacios con tus equipos de trabajo, con tus clientes y hasta con tu familia. Para crear “ambientes pensantes” (thinking environments) es necesario, demostrar 10 elementos clave: atención, equidad, comodidad, apreciación, espacio, preguntas incisivas, diversidad, información, apreciación, y empoderamiento.

Atención implica curiosidad, interés profundo en lo que las personas van a decir. Cuando hay atención no hay necesidad de interrumpir, y cuando no interrumpimos y solo escuchamos, la calidad del pensamiento de los otros mejora.   La atención crea espacios donde las personas pueden encontrar respuestas a sus propias preguntas. La calidad de nuestra atención a los otros es clave no solo para desarrollar su capacidad de pensar pero también para desarrollar relaciones saludables con  ellos. En un mundo donde todos estamos acostumbrados a hacer muchas cosas a la vez (multitasking), nuestra atención puede ser el regalo más importante que le podemos hacer a las personas que amamos.

Cuando consideras a las otras persona como “iguales”, independientemente de las diferencias de poder y autoridad y no te sientes que eres mejor o peor que ellos, pensarán mejor cuando estén contigo. El dejar ir nuestros juicios sobre los otros, y en especial el dejar de compararnos con los otros, nos permite tener una actitud de apertura sobre lo que los otros tienen para decir y enseñarnos.

Si estás cómodo contigo, aunque haya urgencia y no te muestras apurado (aunque lo estés), la gente también pensará mejor alrededor tuyo.   Cuando somos impacientes puede ser que no nos demos cuenta que tenemos que “ir más despacio para poder ir más rápido”. Cuando no nos detenemos a “respirar” y tomamos el tiempo necesario para nuestra reflexión, puede ser que tomemos decisiones equivocadas y terminemos necesitando más tiempo del previsto para “arreglar” esas decisiones que tomamos a las apuradas.

Si aprecias a las personas más que las criticas, y te enfocas en sus fortalezas en vez de en sus debilidades, las personas pensarán más imaginativamente alrededor tuyo que si las criticas.  Si empoderas a la gente para que exploren más allá de lo que conocen en vez de competir con ellos, entonces podrán pensar mejor.  Si provees información precisa y completa y muestras respeto por diferentes posiciones y opiniones, podrán todos pensar mejor.  Si facilitas la expresión de emociones y te sientes cómodo con la expresión de emociones en los otros podrán pensar mejor que si intentas anestesiar sus emociones.  El sentirte cómodo con la alegría tanto como con la expresión de tristeza de los otros requiere normalizar estas emociones y aceptarlas en vez de evitarlas. Invitar a los otros a que se expresen y lloren si es necesario en vez de pedirles que no lloren, permite aliviar tensiones y pensar mejor.

Si muestras interés en la diversidad y las diferencias culturales, la gente pensará mejor.  Cuando esperas que la gente piense y se comporten exactamente como tú  puedes perderte la oportunidad de generar un ambiente pensante.  Si haces preguntas incisivas, la gente pensará mejor y si preparamos un espacio para la reflexión que indica que cada persona es importante, las personas también pensarán mejor.

Te invito a que te tomes tiempo para crear un “ambiente pensante” con algunos de los grupos de los que formas parte. Te deseo suerte en el viaje!

 

Share.

About Author

Comments are closed.