Palabra y Omisión

0

Tu voz hace falta

Por: Eder Díaz Santillán

En mayo del 2018 publiqué con mucho miedo y muchos nervios el primer capítulo de mi podcast “De Pueblo, Católico, y Gay”. Tenía la idea por muchos meses antes de grabar el primer episodio que terminó siendo el primer tráiler. Lo que sucedió fue lo siguiente, estaba acostado en mi sillón un domingo, imaginándome las historias que quería contar y que nunca había visto en otros lados, y aunque sentía nervios al imaginarme contando cosas muy personales, a la vez me emocionaba la idea de crear algo donde finalmente me sintiera representado. ¿A dónde voy con todo esto? A que finalmente me animé, y con un micrófono prestado y con nada de experiencia en podcasts, grabé algo y lo publiqué. Al día siguiente mi celular tenía tantas notificaciones que pensé que algo malo había pasado – pero no – eran cientos de mensajes de apoyo para mi podcast – ¡No lo podía creer! Estoy muy contento de haberme animado – porque se que, si no daba ese primer paso, se me iban a pasar otros 10 meses sin hacer nada para echar a andar mi idea.

Para estas fechas, estoy ya en la cuarta temporada del podcast, he logrado regresar a la universidad a estudiar una maestría y seguir buscando la manera de crear mejor contenido. En la marcha he aprendido tanto, estoy aprendiendo a promover un podcast usando solo las redes sociales, he aprendido a hacer mejores entrevistas, a editar audio mejor y a mezclarlo, aprendí cómo se manda hacer música original, y cómo deben de estar los niveles de volumen para audios que se publican en plataformas digitales y sobre todo, he aprendido tanto de mi comunidad y nuestra diversidad.

Mucha gente que conozco me platica sus ideas de contenido, y siempre me quedo con la boca abierta de todo lo que pudiera ser si esas ideas se echaran a andar. Quiero pedirte, es más rogarte, que si tienes una idea – la lances hoy. Equivócate, aprende, lee, pregunta, vuélvete a equivocar, y equivócate una vez más, pero lanza tu idea ya. Tu voz hace falta, tu historia hace mucha falta, y nadie – absolutamente nadie puede hacer lo que tú puedes hacer. Te lo pido con todo el corazón, anímate, no tengas miedo. Yo sé que exponerte no es fácil, que ver críticas de tu trabajo no es fácil, créeme, yo todavía a veces me saco de onda cuando leo comentarios negativos y en ese momento quiero abandonar todo lo que hago, pero de repente me llega un mensaje de alguien en El Salvador, en Chile, o un pueblo en México de alguien que escuchó mi trabajo y se dio cuenta que no esta solo – y todo vale la pena. Soy creador de contenido y cuento historias, y nada me hace más feliz que ver mi trabajo mejorar y llegar a quien lo necesita escuchar. A veces escucho los primeros episodios de mi podcast y me dan tanta vergüenza que siento una necesidad de reeditar los episodios con lo que he ahora sé – pero los dejo porque me recuerdan cuanto he crecido y me recuerdan todo lo que he aprendido en la marcha.

Cualquier idea que tengas, un libro, un canal de YouTube, un podcast, un espacio, un mural, unas playeras, una cuenta de Instagram – lánzala, y mándame un mensaje para ayudarte y seguirte y promoverte – nada me haría más feliz que ver tu proyecto crecer, y escuchar tu voz y tu historia – haces mucha falta.

Share.

About Author

Comments are closed.