Pasión y Compromiso

0

Elementos Clave Para Una Vida Que Valga La Pena Vivir

Me gustaría compartir con ustedes una historia verídica de cómo llegué a una posición de liderazgo en una organización global que acredita y desarrolla los estándares para la profesión de coaching. El coaching es un proceso desafiante que tiene como objetivo maximizar el potencial humano para alcanzar objetivos personales y profesionales. La ICF (International Coach Federation) es la asociación global de coaches, líder en el mundo entero con más de 15, 000 miembros en 90 países. Aunque me hice miembro de la ICF en el 2003, empecé a participar en el capítulo de la ICF de Los Angeles en el 2008.

En las primeras clases educativas que participé, tuve la impresión de que algunas sesiones eran muy buenas y otras muy aburridas. Pensé, que si ayudaba a traer buenos presentadores, podrían beneficiarse tanto mis colegas como yo mismo. Se me ocurrió ofrecerme como voluntario pero no tomé acción. A final de año, durante la conferencia internacional de la ICF en Montreal, me sentí parte de una organización realmente global. Estaba en una conferencia con 1,300 personas de más de 50 países.

Durante la conferencia se habló mucho de nuestro compromiso como coaches para hacer una diferencia a nivel global y alcanzar un mayor bienestar en la vida de las personas.

Al final de la conferencia sentí que necesitaba involucrarme más, que estaba comprometido con esa visión. Hubo un cambio. Me di cuenta que lo importante no era lo que la ICF me podía dar a mi pero como podía involucrarme en la ICF para participar de hacer el mundo un lugar mejor para todos. Al final de la conferencia me acerqué al Director de la Conferencia, Jeff, le di mi tarjeta, le indiqué que tenía experiencia organizando conferencias y me ofrecí para ayudar en la conferencia para el año siguiente. En Diciembre el Board de ICF Los Angeles votó y me aceptó como un nuevo miembro del Board, en el rol de Co-Director de Programas Educativos junto con Tara. En Febrero recibo un llamado de Denise, Directora de Educación de la ICF en el que me invita a participar en el steering committee para la conferencia de Orlando en Diciembre del 2009. Acepté gustosamente porque me pidió que me enfocara en el área de coaching y liderazgo que es uno de mis temas preferidos. Cuando terminé la llamada busque en el diccionario que significaba “steering”. Me pregunte: ¿En que me metí? Steering significa de cabecera, había aceptado formar parte del comité administrativo organizador de la conferencia!

Empecé mis dos roles de liderazgo con mucho entusiasmo, sin embargo a los dos meses estaba llamando al Presidente de ICF LA para presentar mi resignación. Esto no es para mí, le dije. No es lo que esperaba. Tara, mi co-chair de Educación, no contesta mis llamados, no hacía seguimiento de nuestro trabajo, yo no podía tomar decisiones, y estaba frustrado. Keith me escucha pacientemente y me dice: “te tengo confianza y te doy toda la autoridad para que hagas todo lo que tengas que hacer para que las reuniones educativas sean exitosas”. Me desafió a crear lo que necesitara para que la experiencia funcionara para mí. Acepté la invitación.

Por lo general, las reuniones mensuales del capítulo fueron muy exitosas pero hubo una que fue un verdadero desastre. El tema era el desarrollo de negocios de un coach y el salón estaba más lleno que nunca. Casi 100 personas. La presentadora resultó muy aburrida y no estaba bien preparada. Esta experiencia fue un poco humillante. Particularmente cuando miraba las caras de la gente durmiéndose y al final cuando una persona me pidió que le devolviera el pago por la sesión por estar desconforme con el programa. Esta experiencia me enseñó a ser más humilde y re significar mi experiencia como miembro que se quejaba el año anterior por la calidad de las presentaciones.

Te invito a que reflexiones sobre cómo criticas a tus colegas y amigos y si te tomas el tiempo para ponerte en sus zapatos. También aprendí que como líderes podemos equivocarnos y que no todo lo que hagamos va a salir bien. Pero que de todas maneras tenemos que poner toda nuestra pasión y compromiso. Saber que hicimos lo mejor que pudimos y estar preparados tanto para las victorias como para el rechazo. En lugares de liderazgo siempre vamos a encontrarmos con personas que nos aprecian y otras que no. En mi nuevo rol de Miembro de la Comisión Directiva Global de la ICF estoy disfrutando la oportunidad de hacer una diferencia el desarrollo de la profesión de coaching. Te invito que busques oportunidades de liderazgo en tu comunidad donde puedas aplicar tu pasión y compromiso para hacer una diferencia en tus comunidades.

Por Damian Goldvarg, Ph.D.

Share.

About Author

Comments are closed.