Supervisando A Tu Jefe

0

En mi experiencia como coach, muchas personas con las que trabajo quieren mejorar su relación con su jefe. Este desafío lo encuentro en todos los niveles de las organizaciones tanto en puestos bajos como altos de la estructura jerárquica. ¿Cómo hago para tener una mejor relación con mi jefe?, me preguntan. En este artículo explicaré cuatro estrategias para desarrollar una mejor relación con tu jefe que te permita producir resultados laborales a la vez de una relación cordial y apropiada con tu jefe.

Desarrollando la relación con tu jefe. Si eres efectivo desarrollando relaciones de trabajo con clientes, colegas, y subalternos, también necesitas enfocarte en desarrollar una relación efectiva con tu jefe. Muchas personas lo dan por obvio, pero no lo es. ¿Dedicas el mismo tiempo y energía para conocer a tu jefe y que te conozca a ti, como el que empleas con tus colegas y clientes? Si no lo haces te sugiero que encuentres tiempo para desarrollar una relación con tu jefe en la que él conozca tus valores, prioridades y gustos y tú las de él. No es necesario que sean amigos pero que tengas una relación amistosa en la cual tu jefe no es tu enemigo.

Entiendiendo a tu jefe. Estoy seguro que tu jefe es un ser humano como tú. Muchas veces nos olvidamos que nuestros jefes tienes sus propias presiones, estrés, desafíos con sus propios jefes, y muchas preocupaciones de las que nosotros no tenemos ni idea. El recordar que nuestro jefe también lidia con muchos desafíos como nosotros, nos hace recordar que probablemente nosotros no somos los únicos que enfrentamos estrés en nuestro trabajo. Él también probablemente esté tratando de hacer el mejor trabajo posible. Cuando recordamos eso, podemos ser más comprensivos, empáticos y colaboradores. ¿Qué es lo que necesita mi jefe de mí para hacer su trabajo? Si puedes contestar esa pregunta, te felicito. Pero si no estás seguro, te invito a que tengas una reunión con tu jefe lo antes posible y le preguntes qué es lo que necesita de ti para poder hacer su trabajo. Identificar cuáles son sus expectativas y tú también explicar las tuyas. ¿Podrías enumerar las fortalezas y debilidades de tu jefe, cuáles son sus valores y preferencias, estilo de trabajo y necesidades? Contestar esta respuesta puede ser una buena guía en tu trabajo.

Clarificando expectativas. Como no tenemos una bola de cristal para leer la mente de nuestro jefe, necesitamos preguntar qué es exactamente lo que necesita de nosotros. Cuando asumimos que lo que nuestro jefe quiere es lo mismo que nosotros queremos podemos cometer errores y poco a poco perder la credibilidad y confianza. Es muy importante pedir clarificación de qué quiere y cómo lo quiere para evitar malos entendidos. Muchos jefes no son efectivos en delegar tareas y esperan que sus subalternos lean sus mentes. Pero nuestra responsabilidad es asegurarnos que tenemos claro exactamente qué se espera de nosotros. Hay personas que les gusta manipular esta falta de un claro entendimiento para su beneficio, pero tarde o temprano pueden aparece conflictos y hacer que el ámbito de trabajo no sea el más adecuado para hacer un trabajo satisfactorio y efectivo.

Recordando que tu jefe te necesita para alcanzar sus propias metas. El éxito de tu jefe depende de tu éxito. Si tú no haces un trabajo de calidad y produces los resultados esperados, no solo fracasas tú pero también tu jefe, ya que está demostrando que no te supervisó adecuadamente o no te ofreció la guía necesaria para alcanzar esas metas. Mucha gente no presta atención entre la relación del éxito del jefe y del subalterno. Al darnos cuenta que el éxito de uno depende del otro, nos permite colaborar desde un lugar más efectivo. Puede ser que tu jefe no te de toda la información y recursos necesarios para completar tu trabajo pero si estás comprometido, puedes buscar formas creativas para encontrar la información, guía y los recursos que necesitas para poder hacer tu trabajo.

Supervisar a tu jefe no quiere decir que te conviertas en su jefe pero que colabores para que ambos puedan alcanzar los objetivos buscados. Espero que estas cuatro estrategias te ayuden a alcanzar ese objetivo. Si te interesa profundizar en el tema, puede encontrar más información en el artículo de Harvard Businsess Review, Managing your boss.

Por: Damián Goldvarg

Share.

About Author

Comments are closed.