Recordando Pulse…

0

Recordando Pulse…
Por: Jorge Diaz, MSW, Clinical Social Worker
Jorgeadiaz2010@gmail.com

El 12 de Junio del 2016, el mundo fue testigo de cómo la comunidad GLBT procesaba la pérdida de 49 personas en la masacre de la discoteca Pulse en Orlando, Florida. Un acto de odio y violencia acabó con la vida de 49 personas e impactó a millones alrededor del mundo. Nuestra comunidad GLBT mundial estábamos unidos en solidaridad y parecía que el mundo entero estaba unido con nosotros en un momento de duelo. Para muchos, es un día que quizás no quieren recordar, y para otros, es una noche que nunca podrán olvidar.

Muchos Angelinos terminamos la noche del sábado con planes de participar en el desfile de Christopher Street West durante el fin de semana de LA Pride. Mientras Los Ángeles se preparaba para celebrar nuestro orgullo GLBT, Orlando Florida estaba de luto. Cuarenta y nueve vidas se perdieron en manos de una persona, un individuo que dejó al mundo preguntándose si sus motivos fueron relacionado con la homofobia interna o con la amenaza mundial del grupo ISIS. Horas después, empezamos a ver las imágenes y escuchar las historias de los afectados. Estuvimos unidos en nuestro dolor y manteniendo la fé por todos los hospitalizados que luchaban por sus vidas. Muchos se preguntaban cómo respondería la comunidad GLBT.

¿Será recordado este acto de odio y violencia durante ciertas generaciones?, lamentablemente no fuimos testigos de acontecimientos históricos como la subida y la muerte de Harvey Milk, Stonewall, la visibilidad y lucha contra el VIH a través de la historia de Pedro Zamora o nuestra lucha por la igualdad en la Proposición 8 o 22, la masacre de Orlando lamentablemente hizo historia, este incidente fue la mayor masacre en territorio de Estados Unidos.

Nunca olvidaremos este día, pero tengo la esperanza de que nuestro enfoque será en las 49 hermosas vidas y sobrevivientes y las historias de actos de valentía y sacrificio dentro de la discoteca esa noche. Para la comunidad latina GLBT, este ataque nos impactó de una manera muy personal. El miedo e inseguridad creó diálogo y conversaciones entre nuestra comunidad. Para muchos, este incidente nos robó nuestro sentido de seguridad en lugares en donde hasta entonces nos sentíamos completamente seguros, tales como bares o discotecas. Qué triste fue ver cómo muchas personas dejaron de sentirse seguros en estos lugares.

Para muchos de nosotros, una discoteca o bar es un lugar donde creamos y construimos amistades. Es donde muchos encontramos el amor o disfrutamos con nuestra pareja tomando una copa o bailando una cumbia. Es un lugar donde tenemos libertad de expresión sin rechazo o ser juzgados. Desafortunadamente, todo cambió. Los lugares que clasificamos como un “lugar seguro”, ya no eran seguros. Quizás tomará algún tiempo para que nuestra comunidad recupere un sentido de seguridad y normalidad, por ahora, seguiremos procesando nuestro dolor. A las familias de las 49 personas que perdieron sus vidas, sus seres queridos siempre serán recordados y pasaron a formar parte de nuestra historia GLBT como héroes…

Share.

About Author

Comments are closed.