Victoria Dec

0

Llega la Navidad!

Por: Victoria Ruiz

 

Este artículo quiero comenzarlo agradeciendo la oportunidad para desearles una hermosa Navidad y sobre todo que sea un 2016 de muchos cambios sociales y políticos a nuestro favor.

El mes de diciembre es una de las fechas anuales más consumistas del año. Muchos aprovechan a celebrar la Navidad para acercarse a sus familias dentro y fuera del país, mientras que otros tienen que conformarse con compartir con sus familias políticas que afectivamente adoptan entre sus amigos que por mucho tiempo comparten y conviven.

Pero para otros también es un buen momento para darse un capricho o hacer ese regalito que acabará de conquistar el corazón de sus amados o el de sus seres queridos.

Durante todo el año conocemos y convivimos con muchas personas que nos traen alegría, que nos enseñan cosas, que nos sacan una sonrisa. En las fiestas decembrinas es un momento perfecto para cerrar un ciclo con todo eso que nos mantuvo al hilo y quizás no tuvimos el tiempo de decidir terminar y poner punto final. También es un buen  principio para recordar y guardar sus memorias en nuestros corazones a todas esas  personas que conocemos y que amamos y que ya no están con nosotros que nos dejaron   sumidos en una gran tristeza, en esta Navidad es momento que como comunidad GLBT recordemos a nuestr@s herman@s que sus familias ya no recuerdan solo por haber elegido vivir a su manera.

 

Para muchos de nosotros que nacimos o nos criamos en nuestros países de origen, las Navidades de antes fueron diferentes, pues aun en nuestras mentes nunca olvidaremos  aquellos sencillos juguetes que esperábamos con tantas ansias y los cuales había que merecer.

Ahora que ya somos adultos todo me hace pensar, y añoro nuestros tiempos, donde los video juegos sólo existían en lo más lejano de nuestros sueños. Los niños jugábamos con el camión que nuestro propio padre nos construía, o con muñecas de trapo, sencillas y bellas, que nuestras madres confeccionaban… Eran Navidades únicas, bellas e inigualables.

 

Con el paso del tiempo me doy cuenta, que nunca deberíamos olvidar los sacrificios que hacían nuestros padres para darnos esos juguetes. Hemos crecido, hemos madurado, y ahora apreciamos cosas del ayer incluso más que en su día. Como así también apreciamos las nuevas amistades, pues aunque pueda pasar todo un año sin saludarnos o convivir siempre están ahí los recuerdos de todo un año lleno de actividades que nos recuerda que como comunidad GLBT lo único que nos hará fuertes es la comunión de saber que no estamos solos y que pase lo que pase la unión nos hará más fuertes y podremos hacer cambios sociales a favor de toda una comunidad que merece un trato justo y digno.

 

Este artículo lo quiero dedicar a toda mi comunidad GLBT homeless que de seguro no tendrá un techo o un plato de comida caliente durante la fría temporada de Navidad, pero más que todo deseo que cada uno de nosotros nos toquemos el corazón y podamos ayudar con lo que podamos a nuestr@s herman@s que están pasando situaciones que los tiene viviendo en la calle.

Si realmente quieres sentirte un héroe o heroína en esta Navidad, la gran oportunidad  está a tus pies, sal a las calles para dar un plato de comida y acompañar a quienes duermen a la intemperie. Muchos de nuestros hermanos GLBT nos necesitan, ayuda con  el objetivo que ninguno de los nuestros muera de hipotermia, el trabajo constante y comprometido que realices en esta temporada haciendo tus “recorridos por el frío” entregando un plato de comida caliente, abrigo y contención a quienes están en situación de calle.

 

Cierro mi artículo recordándote la celebración del Día Mundial de la lucha contra el SIDA; el 1 de Diciembre únete a la oportunidad para convertir a tu familia y miembros GLBT en nuestra prioridad y cerrar la brecha en el acceso a los tratamientos y servicios.

Ayudemos acabar con la epidemia del SIDA para el año 2030, es posible, pero sólo si logramos que todas las personas en todos los lugares del mundo tengan acceso a los servicios que precisan: prevención, tratamiento, atención y apoyo.

Cerremos la brecha en las pruebas diagnósticas de VIH, para que 19 millones de personas que desconocen su estado serológico positivo puedan finalmente acceder a servicios de apoyo.

Cerremos la brecha en el acceso al tratamiento contra el VIH, para que 35 millones de personas que viven con el virus dispongan de medicamentos que salvan vidas.

Cerremos la brecha en el acceso de los niños a las medicinas, para que todos los menores que viven con el VIH reciban el tratamiento correspondiente. Tan solo un 24% tiene acceso actualmente.

Cerremos la brecha en el acceso a los servicios, para que todas las personas puedan formar parte de la solución a este problema.

 

Muchas felicidades para cada uno de ustedes. Gracias a todos los que me dieron la oportunidad de presentar sus historias con la intención de inspirar a otros.

Share.

About Author

Comments are closed.