¿Cómo Es Tu Inteligencia Emocional?

0

Parte 1

¿Te has encontrado alguna vez molesto porque alguien dijo algo en tu trabajo con lo cual no estabas de acuerdo pero no dijiste nada? ¿O enviaste un correo electrónico y lo lamentaste un segundo más tarde? Este es el primero de dos artículos en los que vamos a explorar cómo nuestras emociones pueden ser nuestros aliados o nuestros enemigos en el camino para lograr nuestros objetivos y desarrollar relaciones satisfactorias. Definiré la inteligencia emocional, sus cuatro componentes clave, compartiré algunos ejemplos y te invitaré a practicar las ideas presentadas en estos dos artículos.

¿Qué es inteligencia emocional? Puedes haber leído acerca de ella, o puede ser un concepto completamente nuevo para ti. Cuando escuchas inteligencia emocional ¿Qué viene a tu mente? ¿Cómo la definirías con tus propias palabras? La Inteligencia emocional es: “tu capacidad para reconocer y entender las emociones en tí mismo y otros, así como tu capacidad para utilizar esta conciencia. para manejar tu comportamiento y relaciones”. De acuerdo con investigaciones realizadas por Bradberry y Greaves, autores del libro Inteligencia Emocional, 2.0, la Inteligencia emocional (EQ) es el mayor predictor de rendimiento en el trabajo y el más fuerte predictor de liderazgo y la excelencia personal. También, las personas con mayor EQ ganan más dinero, un promedio de 30.000 dólares más que personas con menor grado de EQ.

Si dos personas con el mismo nivel de formación, conocimientos y experiencia están aplicando para el mismo trabajo, el candidato seleccionado se elijará en función de su inteligencia emocional. ¿Cuál crees que es tu nivel de EQ? Los cuatro elementos claves de EQ son: autoconocimiento, autogestión, conciencia social y gestión de las relaciones. Voy a explicar cada uno y dar algunos ejemplos. En este artículo me enfocaré en los primeros dos.

Autoconocimiento: es tu capacidad para percibir precisamente tus propias emociones en el momento y entender sus tendencias a sentir diferentes emociones. Es tu capacidad de comprender de dónde proceden tus emociones y por qué están ahí. Las emociones son reacciones a nuestras experiencias de vida. Personas con alta conciencia propia son claras acerca de en qué áreas hacen las cosas bien, lo que les satisface y qué gente y situaciones los enojan. Cuando estás auto consciente, pones tus fortalezas a trabajar y mantienes tus emociones en control. En otras palabras, tú controlas tus emociones, ellas no te controlan a ti. Por ejemplo, lo que a mi a nivel personal me enoja mucho es la injusticia. La justicia es un valor muy importante para mí, así que sé que soy muy sensible a las situaciones y personas que juzgo como injustas. En estas situaciones, soy menos efectivo en mi comunicación y mi capacidad de expresarme. Al poder reconocer esto, en situaciones que juzgo injustas, me tomo un tiempo para responder en vez de compartir mis ideas impulsivamente. Cuando hago esto quito efectividad al mensaje. Cuando tienes un alto nivel de conciencia de ti mismo, eres capaza de identificar qué situaciones te quitan efectividad y puedes estar mejor preparado para lidiar con ellas. Puedes permanecer tranquilo, fresco y relajado incluso bajo estrés.

Autogestión: es lo que pasa cuando actuamos o no actuamos. Es la capacidad para utilizar el autoconocimiento de tus emociones para permanecer flexible y dirigir tu comportamiento positivamente. Esto incluye la capacidad para tolerar la ambigüedad, incertidumbre, exploras tus emociones y opciones. Con buen manejo de uno mismo, hay mayor coherencia entre la intención y el comportamiento. He trabajado con una cliente que me pidió coaching porque era excelente trabajadora, pero ella se enojaba mucho y trataba mal a las personas en su oficina. La empresa no deseaba perderla pero su jefe no estaba dispuesto a seguir trabajando con ella si no cambiaba este comportamiento agresivo. A través del trabajo que hicimos juntos, ella desarrolló una comprensión más clara acerca de sus expectativas poco realistas, bajo nivel de paciencia a los estilos de aprendizaje de sus empleados y su falta de conciencia de las consecuencias de su comportamiento sobre los demás. Cuando ella fue capaz de desarrollar cierta conciencia acerca de lo que le provocaba, comenzó a mantener la calma en situaciones donde ella se enojaba y fue capaz de mantenerse tranquila, escuchar y demostrar entendimiento a sus empleados.

El mes que viene presentaré los otros dos elementos de la EQ. Te invito a que hagas un inventario de todas las situaciones que te enojan y desarrolles un plan para mantener la calma en esas situaciones.

Por: Dr. Damián Goldvarg

Share.

About Author

Comments are closed.