Un Paso en la Dirección Correcta: Aplicaciones Estatales de Perdones por Inadmisibilidad

0

Bajo las actuales leyes de inmigración, los extranjeros que han cumplido seis meses de estadía ilegal y que dejan el país, tienen prohibido regresar a los EE.UU. for un período de tres años. Aquellos que han estado por 12 meses o más de manera ilegal, se enfrentan a una prohibición de diez años al dejar el país. Esto comunmente es llamado “Declaración de inadmisibilidad de 3/10 años”.

Si se proboca una prohibición 3/10, y el extranjero quiere inmigrar a los EE.UU. él/ella debe llenar una solicitud de perdón de inadmisibilidad, junto con una aplicación para una visa de inmigrante. Dichas peticiones usualmente toman muchos años para tener una resolución, durante este tiempo, el aplicante usualmente espera fuera de los EE.UU. Estos largos procesos crean gran cantidad de conflictos para las personas y sus familias, quienes se ven forzados a vivir aparte o tener que vivir fuera del país.

Hace unos pocos meses, la administración del Presidente Obama propuso un proceso alterno para completar dichos perdones de inadmisibilidad. Este nuevo procedimiento aún seguiría las leyes existentes otorgando perdones por presencia ilegal a personas que de otra forma no calificarían. Los aplicantes deben probar que son hijo/a o esposo/a de un ciudadano estadounidense, y que su separación causaría dificultades extremas para el padre, madre, o esposo/a ciudadano/a de los EE.UU. También deben demostrar que la razón de su inadmisibilidad es debida a presencia ilegal.

Bajo la nueva propuesta, USCIS adjudicaría el perdón por inadmisibilidad localmente, antes de que el aplicante salga de los Estados Unidos. Si el perdón es aprobado, el extranjero puede entonces aplicar para la visa de inmigrante desde fuera, con mucha más certeza de que él/ella se reunirá con su familia y amigos dentro de un tiempo razonable.

Esta nueva propuesta tiene sentido para todos los partidos. Esto reduce significativamente el gasto financiero en las familias bi-nacionales al no forzarlas a mantener dos hogares a la vez durante el proceso. También hace que las fechas de salida y llegada sean mas predecibles, y por lo tanto evitar mayores gastos financieros y traumas emocionales para estas familias, especialmente cuando hay niños involucrados.

También el gobierno se beneficia de esta ley. El DHS estima ahorros de más de $300 millones de dólares durante los próximos 10 años al emplear a oficiales localmente, evitando costos de viajes de personal, grastos de oficina y seguridad.

El año pasado, fueron sometidas 23,000 solicitudes para perdones de inadmisibilidad, resultando en separación o relocación a otros países para muchas familias con peticiones pendientes. El USCIS estima que el 80% de estos casos podrían haber sido elegibles para el propuesto perdón por presencia ilegal.

Al proponer un simple cambio en el procedimiento, el Presidente Obama ha dado un paso adelante con una solución a pesar de las fallas del Congreso en lograr una reforma más completa de las leyes de inmigración.

Immigration – A Step in the Right Direction: Stateside Filing of Inadmissibility Waivers

Under current immigration law, foreign nationals who have accrued six months of unlawful presence who leave the country are barred from returning to the U.S. for three years. Those with 12 months or longer periods of unlawful status will trigger a ten-year bar upon their departure. This is commonly referred to as the 3/10 year bars of inadmissibility.

If a 3/10 year bar is triggered, and the foreign national wants to immigrate to the U.S., he/she will have to file for a waiver of inadmissibility along with an application for an immigrant visa. Such requests typically take several years to adjudicate, during which time the applicant usually waits outside the U.S. Such long processing times create numerous hardships for individuals and their families who are forced to either live apart or relocate to a foreign country.

A few months ago, President Obama’s administration proposed an alternative process for filing such waivers of inadmissibility. This new procedure will still follow the existing laws by granting unlawful presence waivers to people who otherwise qualify. Applicants need to prove that that they are the son, daughter or spouse of a U.S. Citizen, and that their separation would cause an extreme hardship to their U.S. Citizen spouse or parent. They must also demonstrate that their grounds for inadmissibility is due to unlawful presence.

Under the new proposal, USCIS would adjudicate the waiver for inadmissibility locally prior to the applicant’s departure from the United States. If the waiver is approved, the foreign national would then apply for the immigrant visa abroad with much more certainty that he/she will be reunited with family and friends within a reasonable amount of time.

This new approach makes sense for all parties. It significantly reduces the financial burden on bi-national families by not forcing them to maintain two separate households during the process. It makes departure and arrival dates more predictable, thereby preventing major financial burden and emotional trauma on these families, especially when children are involved.

The government benefits from this policy as well. DHS estimates a savings of over $300 million over the next 10 years by employing the adjudication officers locally thereby avoiding costs such as staff travel, office and security expenses.

Last year, 23,000 requests for waivers of inadmissibility were made, resulting in separation or relocation to foreign countries for many families with pending petitions. USCIS estimates that 80% of these cases would have been eligible for the proposed unlawful presence waiver.

By proposing a simple change in procedure, President Obama has stepped up with a solution despite Congress’ dismal failure on mending our broken immigration laws. This is another step in the right direction.

Un Paso en la Dirección Correcta: Aplicaciones Estatales de Perdones por Inadmisibilidad

Bajo las actuales leyes de inmigración, los extranjeros que han cumplido seis meses de estadía ilegal y que dejan el país, tienen prohibido regresar a los EE.UU. for un período de tres años. Aquellos que han estado por 12 meses o más de manera ilegal, se enfrentan a una prohibición de diez años al dejar el país. Esto comunmente es llamado “Declaración de inadmisibilidad de 3/10 años”.

Si se proboca una prohibición 3/10, y el extranjero quiere inmigrar a los EE.UU. él/ella debe llenar una solicitud de perdón de inadmisibilidad, junto con una aplicación para una visa de inmigrante. Dichas peticiones usualmente toman muchos años para tener una resolución, durante este tiempo, el aplicante usualmente espera fuera de los EE.UU. Estos largos procesos crean gran cantidad de conflictos para las personas y sus familias, quienes se ven forzados a vivir aparte o tener que vivir fuera del país.

Hace unos pocos meses, la administración del Presidente Obama propuso un proceso alterno para completar dichos perdones de inadmisibilidad. Este nuevo procedimiento aún seguiría las leyes existentes otorgando perdones por presencia ilegal a personas que de otra forma no calificarían. Los aplicantes deben probar que son hijo/a o esposo/a de un ciudadano estadounidense, y que su separación causaría dificultades extremas para el padre, madre, o esposo/a ciudadano/a de los EE.UU. También deben demostrar que la razón de su inadmisibilidad es debida a presencia ilegal.

Bajo la nueva propuesta, USCIS adjudicaría el perdón por inadmisibilidad localmente, antes de que el aplicante salga de los Estados Unidos. Si el perdón es aprobado, el extranjero puede entonces aplicar para la visa de inmigrante desde fuera, con mucha más certeza de que él/ella se reunirá con su familia y amigos dentro de un tiempo razonable.

Esta nueva propuesta tiene sentido para todos los partidos. Esto reduce significativamente el gasto financiero en las familias bi-nacionales al no forzarlas a mantener dos hogares a la vez durante el proceso. También hace que las fechas de salida y llegada sean mas predecibles, y por lo tanto evitar mayores gastos financieros y traumas emocionales para estas familias, especialmente cuando hay niños involucrados.

También el gobierno se beneficia de esta ley. El DHS estima ahorros de más de $300 millones de dólares durante los próximos 10 años al emplear a oficiales localmente, evitando costos de viajes de personal, grastos de oficina y seguridad.

El año pasado, fueron sometidas 23,000 solicitudes para perdones de inadmisibilidad, resultando en separación o relocación a otros países para muchas familias con peticiones pendientes. El USCIS estima que el 80% de estos casos podrían haber sido elegibles para el propuesto perdón por presencia ilegal.

Al proponer un simple cambio en el procedimiento, el Presidente Obama ha dado un paso adelante con una solución a pesar de las fallas del Congreso en lograr una reforma más completa de las leyes de inmigración.

by Ally Bolour

Share.

About Author

Comments are closed.